‘Foteros’

Fue bonito mientras duró, muy bonito…

El periodismo se muere. Lo siento por quienes discrepen de ello, pero se muere. Quedan periodistas, muy buenos algunos -pocos-, pero el periodismo se muere. En este proceso de lenta e imparable autodestrucción, van cayendo redacciones, van desmantelándose equipos de profesionales, van desapareciendo firmas en los encabezamientos de los artículos, y esta riada va arrastrando consigo además a una gran cantera de profesionales del fotoperiodismo, los ‘foteros’ –apelativo que uso con Captura de pantalla 2013-01-24 a la(s) 17.33.35cariño- están siendo engullidos por esta profunda depresión en la que se halla sometida la profesión periodística y las empresas periodísticas. Es decir, van desapareciendo también firmas en los pies de foto. No soy objetivo, ni puedo, ni quiero serlo, entre otras cosas porque hablo de muchos profesionales como la copa de un pino a los que he llegado a admirar y a apreciar personalmente, y porque me refiero a una actividad que admiro y me apasiona. Además, los ‘foteros’ han formado parte de mi vida profesional desde que empecé a dar mis primeros pasos como freelance o corresponsal en Barcelona. Cuando ejercía de periodista, siempre tenía al lado un ‘fotero’, no sé cómo se lo hacían pero siempre había uno al lado (¡)

Captura de pantalla 2013-01-24 a la(s) 17.31.24Siempre -excepciones las hay, of course!- me ha asombrado lo mal que los propios periodistas -con responsabilidades en los medios o no- han tratado históricamente a los fotoperiodistas, como si fueran de una clase inferior, como si fueran los peones de una supuesta obra que dirigíamos los periodistas, los supuestos ‘portavoces’ de la actualidad noticiosa, de una casta superior, aparentemente. Absurda estupidez! Siempre me sorprendía su situación. Profesionales que ponían su infraestructura –equipo fotográfico, vehículo…, con sus elevadas inversiones correspondientes- al servicio de empresas periodísticas que compensaban el trabajo de éstos a tanto la foto publicada –ya sé sí que muchos fueron regularizando y mejorando su situación contractual!-. Estas mismas empresas, sin embargo, no pedían a los redactores que fueran a la redacción con sus ordenadores –o con sus máquinas de escribir, ayer-. ’Foteros’, profesionales, en general, mal considerados y mal remunerados por los propios profesionales de las empresas periodísticas. Pero profesionales imprescindibles en el ejercicio de la profesión periodística en soporte papel. Muchos y grandes fotógrafos que han ilustrado una y mil informaciones periodísticas a lo largo de los años, convirtiendo –muchas veces- su trabajo en el reclamo principal e incluso único de atracción de la información. No recuerdo periódico alguno que no haya acompañado una información de cierta entidad sin una imagen ilustrativa del tema en cuestión. ‘Foteros’ con un archivo de imágenes Captura de pantalla 2013-01-24 a la(s) 17.36.36enorme que representan la historia reciente de un país. ¿Alguna idea para aprovechar y revalorizar esta inmensa base de imágenes?

Y siempre –también habrá excepciones, of course!- me ha sorprendido gratamente ver la química, la solidaridad y el compañerismo que en general se vive -o se vivía- entre los ‘foteros’, dispuestos siempre a -además de hacer bien su trabajo, en condiciones bastante peores que muchos periodistas- echarse un cable, a colaborar, a ser amigos; una clase de gente especial. Claro que sí, reitero que también habrá excepciones.

Los ‘foteros’ nos han dado muchas veces a los periodistas de cuello blanco y morro elevado -creo no incluirme entre estos pero es una constatación- un ejemplo de profesionalidad, de humildad, de sencillez, de buen rollo. Les he envidiado que se dejaran de chorradas, que les importara un pepino el medio al que representaban, que fueran amigos aunque les tocará darse una tunda de codazos para dar con la foto. Pero luego no tenían inconveniente en compartir su trabajo, su foto, con quien por diferentes circunstancias no había podido llegar a captarla. Los ‘foteros’ llegaban juntos y se iban juntos a las ruedas de prensa –cuando éstas se hacían y guardaban algún interés-, eran todos iguales. Tonterías las justas. Los periodistas se saludaban en función de las jerarquías, en función de los galones adquiridos por destreza profesional o por esas otras destrezas miserables que abundan en la profesión –que tiene también su mérito-. Pero los periodistas no compartían mucho, incluso se guardaban las preguntas para no compartir las respuestas con nadie más.

Captura de pantalla 2013-01-24 a la(s) 17.30.40

Hoy los medios han decidido que ya no necesitan ‘foteros’ profesionales, remunerados, reconocidos y respetados (Es verdad, pasa lo mismo con muchos periodistas, pero hoy toca dar cariño a los ‘foteros’). Su trabajo ya está al alcance de cualquiera, ha perdido valor. Y cada mes nos desayunamos con la caída en combate de algún colega. Cuantos kilómetros, cuántas carreras, cuanta pasión, cuanta ilusión, cuantos rollos de fotografía -carretes se les decía, ¿se acuerdan?-, cuantos gigas almacenados. El mundo actual los quiere retirar, les pide que se hagan a un lado, que ya no les necesita. Nada o poco extraño cuando leo hoy que ya vamos por los 6 millones de parados. Les pide que se reciclen, que se reinventen, que tiren de gran angular para otear el panorama con un poco de sosiego para luego intentar meter un tiro de zoom y descubrir el detalle de una nueva oportunidad. No va a ser fácil aprovechar el potencial del diafragma para clarificar el panorama en este momento, pero pocos profesionales del periodismo cargarán con tantas batallas y tanto ímpetu como los fotoperiodistas. En peores se han visto!

Un abrazo, troncos!

Anuncios

9 pensamientos en “‘Foteros’

  1. Muy real y bonito. Yo no comprendería mi vida de periodista, de auténtica periodista, sin la compañía al lado de un fotógrafo. De casi todos, he aprendido algo, y a muchos, he admirado. Al menos, siempre nos quedará a todos los que hemos vivido. Eran otros tiempos y muchos, periodistas y fotógrafos, logramos hacer verdadero periodismo. Entre ellos, uno de los mejores, más dulce y buen compañero: Iñaki Andrés. Una de las últimas víctimas de estos malditos tiempos. Pero, creo que, mientras haya alguién que quiera contar una historia con palabras y alguien que se muera por hacerlo en imágenes, habrá periodismo.

  2. Isabel, me refiero a que el periodismo -o el ejercicio de la profesión periodística- tal y como lo hemos concebido hasta ahora se está muriendo. Evidentemente que la esencia de periodismo no va a desaparecer, afortunadamente, pero el andamiaje sobre el que se sostenía el ejercicio de esa profesión se está cayendo a trozos, con la colaboración de muchos profesionales que contribuyeron a levantarlo.

  3. Estoy talmente de acuerdo con tu articulo y me solidarizo con todos los compañeros foteros, yo tambien lo sufro en mis carnes y no se donde llegará esto, pero compañeros, hay que seguir con la lucha del dia a dia, aunque aveces se ve un tunel sin fondo. Ojala se recupere nuestra profesión y podamos disfrutar de lo que muchos años ha sido nuestra vida.

    • Gracias Javi, me salió de dentro. Quería protestar por toda esta situación -Iñaki, Justy, Mitxi…- y en lugar de cagarme en todos los santos preferí acordarme de los impresionantes momentos que he vivido con muchos ‘foteros’ desde hace 25 años y de la admiración y cariño que tengo por muchos-bastantes de ellos. Solo he reunido unas líneas para contar lo que siempre he pensado de gente como vosotros. Un pedazo abrazo. Iñaki

  4. Siento decir que no estoy de acuerdo. No muere el periodismo, esta en alza. Lo que muere es el modelo periodístico actual. En nuestra mano esta el encontrar otros caminos para seguir contando. Intento mantenerme en modo positivo Saludos desde Madrid

  5. Gracias por tu comentario Pedro, no hace falta que lo sientas, viva la discrepancia! Todo sea para que se mantenga abierto el debate y a lo mejor algún día demos con la respuesta a la situación que vivimos, lo que tu llamas “encontrar caminos para seguir contando”. En una anterior respuesta a otro comentario creo que vengo a decir algo parecido a lo que planteas. De todas formas, creo que los periodistas en general -y no me refiero a ti en este caso- tendríamos que darnos por aludidos en relación a las causas de la caida en picado del “modelo de periodismo actual”, en lugar de atribuirlo siempre y casi exclusivamente a factores externos, a nefastos gestores, etc. En nosotros está la respuesta a construir un nuevo modelo y, también, en asumir una parte de la responsabilidad de que la ola nos haya pasado por encima sin tan siquiera habernos dado cuenta. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s